Irrelevantes vs Insignificantes

Los seres humanos somos irrelevantes a nivel cósmico. Es un hecho.

Aunque dentro de nuestro antropocentrismo, nos consideremos a nosotros mismos lo mejor del mundo.

Parece que ignoramos que el mundo existió durante millones de años antes de que apareciera en la tierra el primer antepasado humano. 

Y que seguirá existiendo cuando acabe por extinguirse el último miembro de la raza humana.

Somos planetaria y cósmicamente irrelevantes y prescindibles. Sobre todo como organismos de un ciclo vital corto.

No digo esto para deprimir a nadie. Sino todo lo contrario. 

De hecho, no debemos confundir irrelevantes con insignificantes. 

La grandeza de Ser Humano consiste en saberse finito y aún así negarse a ser insignificante. 

Como dice la cita, tan solo unos pocos están destinados a la grandeza, pero todos podemos hacer pequeñas cosas con gran amor.

Es esa actitud la que le da significado a nuestro paso por la tierra.

La lucha por no ser insignificantes es lo que mejor representa la dignidad y el espíritu humanos.

BONUS

Hay dos formas directas de tener experiencias significativas y encontrarle más sentido a la vida.

1) Actividades que nos producen satisfacción y la sensación de realización interior.

2) Conductas altruistas. Gracias a nuestra bioquímica interna, segregamos sustancias de placer y satisfacción cuando hacemos algo por otra persona.  

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba