Súper Relacionados 

La calidad de nuestras relaciones determina cómo será nuestra experiencia de vida, que puede convertirse en un infierno o un paraíso en función de ellas.

Porque en la vida todo son relaciones, empezando por la relación con uno mismo, con nuestro cuerpo, con nuestros pensamientos, con nuestras emociones, con nuestro pasado, presente y futuro.

Siguiendo con la relación con los demás, con el dinero, con la comida, con el tiempo, con nuestro trabajo, con el entorno, con el planeta, con nuestro legado,…¡y hasta con el móvil!

Resulta paradójico que cualquier electrodoméstico que compramos venga con manual de instrucciones para darle buen uso, pero no tengamos una guía de funcionamiento (ni una educación específica) para las relaciones fundamentales de nuestra vida cotidiana.

No se nos enseña a relacionarnos con los aspectos que más importancia tienen para nosotros. Así que cada uno tiene que buscarse la vida como buenamente pueda, con resultados muy dispares. 

Hay personas que parecen tener una habilidad natural para gestionarlo bien y están perfectamente relacionados, pero también hay a quien se les da fatal e inevitablemente sufren por ello.

Este es un campo muy minado, con trampas por todas partes, pero veremos cómo podemos hacerlo un poco más llevadero.  

Psico-Relaciones 

Imagínate que creyeras que el dinero es malo, que la comida es peligrosa, que los demás quieren aprovecharse de ti o que tu cuerpo es un estorbo.

¿Cómo sería tu experiencia de vida? ¿Y cómo sería tu relación con cada una de esas cosas?

Ahora imagínate que creyeras que el dinero es una herramienta que te permite tener grandes experiencias, que la comida es un manjar que disfrutas y saboreas, que los demás te quieren y pueden ayudarte a realizar tus sueños, que tu cuerpo es lo que te da vitalidad y energía. 

¿Crees que tendrías un tipo de experiencia diferente que en el primer caso? ¿Crees que tu relación con cada una de esas cosas sería la misma?

Con este sencillo ejercicio de imaginación podemos comprobar que nuestra experiencia del mundo y nuestras relaciones tienen más que ver con lo que nos contamos a nosotros mismos que con el mundo objetivo, aunque nos parezca al contrario.

Del relato interno que rumiamos constantemente en nuestra mente (psico-narrativas) nacen las relaciones que tenemos con todo lo que nos rodea (psico-relaciones).

Para la mayoría de personas ese relato es un aprendizaje inconsciente que viene de la infancia. 

Pero nuestras (psico)narrativas no son fijas, sino que se refuerzan cada vez que nos las contamos. Por eso podemos reescribirlas en cualquier momento. 

Nunca tenemos verdadero control sobre lo de fuera ni lo necesitamos. Porque siempre podemos modificar nuestro relato interior sobre los aspectos fundamentales de la vida y así mejoramos nuestras (psico)relaciones.

RINCÓN DEL COACH

– El primer paso es decidir un aspecto sobre el que quieres mejorar tu relación: cuerpo, mente, emociones, relaciones, entorno, dinero, comida, ocupación, creatividad, etc.

– Luego toma conciencia de los relatos internos que tienes sobre ese aspecto (idealmente ponlo por escrito).

– A continuación empieza a escribir (y contarte) un nuevo relato acorde con el tipo de relación que quieras crear.

* Imagen Onderwijsgek

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba