100% vs 99% de Compromiso 

Aunque parezca contraintuitivo, un 100% de dedicación y compromiso es más ‘fácil’ que un 99%.

En el primer caso no hay lugar a dudas ni escapatorias. No hay plan B. Se hace lo que se dice que se va a hacer y punto.

En el segundo caso hay un resquicio por el que se cuelan las coartadas, las excusas, los imprevistos y la falta de ganas, la agenda ocupada o lo cansados que estamos.

Cuando iniciamos un proyecto solemos acometerlo con tremenda energía y convencimiento. Pero si luego perdemos el entusiasmo y lo abandonamos, cuestionamos nuestro compromiso o nos preguntamos si nos estábamos mintiendo.

Lo que en realidad sucedió es que solo nos habíamos comprometido al 99%, con lo que dejamos hueco para que se cuele en nuestro propósito ese 1% engañoso y traicionero.

Para hacernos impermeables al desaliento y garantizar que realizamos nuestro propósito debemos apuntar al 100%. 

Porque solo con un compromiso sin reservas podemos desarrollar todo nuestro potencial y acceder a capacidades personales desconocidas.

BONUS

– Para desarrollar tu capacidad de compromiso al 100% inicia un pequeño ritual/hábito diario y no te acuestes sin haberlo hecho, pase lo que pase.

– Empieza con algo muy muy pequeño y cada día tacha la tarea cumplida en un calendario de seguimiento (yo tengo un recordatorio en el móvil).

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba