Arcos Narrativos Vitales

Los seres (y cerebros) humanos funcionamos en base a narrativas. Y no hay nada que excite más a nuestra mente que la apertura y el cierre del arco narrativo de una historia. 

Por eso podemos ver todo nuestro ciclo vital como una serie de historias encadenadas en las que abrimos y cerramos arcos narrativos.

En inglés se habla de ‘gap’, que significa hueco, desajuste, desfase, margen, distancia a caminar, brecha, abertura, resquicio…que parece describir las sensaciones que tenemos cuando anhelamos algo.

El impulso de realizarlo nos convierte en protagonistas de una historia que implica un salto, entre el ‘lugar/estado’ en el que estamos y el ‘lugar/estado’ en el que queremos estar. 

Ese ‘lugar/estado’ es doble: tenemos un arco narrativo exterior y otro interno.

Sin una nueva narrativa, acorde con lo que pretendemos manifestar, no se producirá el cambio de nuestra realidad. 

O al menos no de forma permanente, como en el caso de las dietas y su efecto ‘yo-yo’, en las que la persona pierde peso inicialmente, pero luego lo vuelve a recuperar para estar en ‘coherencia’ con la imagen que tiene de sí misma.

Porque querer algo implica también un relato nuevo de nosotros mismos, una nueva identidad que sustituya a la actual. Y hasta que la cambiemos no alcanzaremos lo que nos habíamos propuesto.

Así que cada vez que sientas un ‘desajuste’ dentro de ti tómalo como una llamada a la aventura y como una oportunidad para escribir un nuevo capítulo de tu narrativa.

*Imagen Rúben Gál

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba