Sensei

De pequeño soñaba con ser el protagonista heroico de una vida épica. 

Me imaginaba luchando contra las injusticias y me peleaba con los malvados para rescatar a la princesa prisionera. 

Pero con el tiempo me di cuenta de que mi misión era otra: no había nacido para ser el héroe, sino el maestro que el héroe necesita para guiarlo a realizar su misión.

Al principio me costó renunciar a ser el protagonista de mis sueños infantiles, pero he asumido que he nacido para enseñar y guiar a otros en su camino. 

Porque desde siempre he tenido vocación de maestro, aunque me llevara un poco (¡bastante!) darme cuenta. Y para mí es natural ver el potencial oculto que hay en las personas y revelarles cosas que desconocían de sí mismas.

En una entrevista el jugador de baloncesto de la NBA Ricky Rubio comentaba que a él le gusta más dar una asistencia que meter una canasta, porque con la asistencia se alegran dos: el que da la asistencia y el que mete la canasta.

A mí también me pasa eso enseñando: es una satisfacción compartida porque se alegra el alumno y el maestro.

Por eso me dedico a mejorar la calidad y la experiencia de vida de las personas ayudándoles a descubrir su versión más genuina e inspirada y guiándoles a realizar la historia de grandeza que llevan dentro.

Algo que tiene un efecto positivo en su salud mental, física, emocional y en sus relaciones con otras personas.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba