Conectar 

Las relaciones son la base de la vida. 

La relación con uno mismo, con los demás, con lo que nos rodea, etc, son fundamentales para una vida plena.

Pero raramente se nos enseña a relacionarnos bien y a raíz de esto surgen muchos de los problemas que padece el ser humano.

Los niños que no han tenido interacciones sociales en sus primeros años de vida, no llegarán a desarrollar plenamente su cerebro ni formarán vínculos de apego seguro en el resto de su vida.

Necesitamos a los demás para convertirnos en individuos completos. 

Sin embargo podemos encontrarnos con personas o relaciones tóxicas. Y el daño que nos pueden llegar a hacer las personas más cercanas es el que más nos duele.

Por eso debemos establecer una buena conexión con nosotros mismos primero. Conocernos a fondo, saber qué queremos y qué nos gusta.

Y a partir de ese conocimiento podremos saltar por encima de nuestra individualidad y abrirnos ‘al otro’.

Porque en las relaciones con otras personas reside la verdadera riqueza de nuestra vida.

Comunicarnos verdaderamente con los demás también implica saber establecer límites cuando sean necesarios (así evitaremos sufrimientos innecesarios).

‘Conectar’ también hace referencia a la conexión con el entorno que nos rodea. A tener conciencia ecológica, de cuidado del planeta que habitamos y con todos los seres que lo componen.

No somos dueños del planeta (¡aunque alguno no se haya enterado!) y nuestro deber es conservarlo y hacer todo lo que está en nuestra mano para cuidarlo lo mejor posible. 

Para nosotros, para las generaciones venideras, para los demás seres vivos.

BONUS

– Busca un momento cada día para (re)conectar contigo. Conviértelo en un pequeño ritual diario, para ti.

– ¿Con quién hace tiempo que no conectas/comunicas? 

*SCY from Pixabay 

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba