Credo Personal

La mejor manera de superar los malos momentos y los temporales vitales que debemos afrontar, es tener unas buenas raíces, unas certezas inquebrantables que nos den estabilidad para seguir adelante aunque todo a nuestro alrededor se tambalee. 

Todos necesitamos un credo personal con unos principios/mandamientos que seguiremos en todo momento. 

En ese credo cabe toda nuestra esencia, los valores que consideramos fundamentales para nosotros, las certezas que hemos descubierto en nuestra biografía.

Esto no quiere decir que sean normas rígidas e inamovibles, porque para que sean efectivas tienen que ser revisables.

La clave está en cumplirlas a rajatabla mientras no encontremos otras normas que representen mejor nuestra esencia.

Hoy en día parece que estamos de vuelta de todo y nadie quiere comprometerse con nada, pretendiendo mantener sus opciones abiertas. 

Pero sin un credo firme y claro que nos guíe en los momentos difíciles nos desorientamos en la oscuridad de lo desconocido.

En realidad este credo ya existe. 

Lo has seguido para llegar a donde estás, aunque tal vez no fueras consciente.

RINCÓN DEL COACH

– Reflexiona sobre tus principios/mandamientos vitales Y ponlos por escrito.

– Cuando tengas que tomar una decisión o estés pasando por un momento de incertidumbre, revisa la lista y decide tu camino en coherencia con esas raíces.

* Imagen Felix Mittermeier

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba