Educar 

La educación es el fundamento de la civilización humana.

Somos insaciablemente curiosos por naturaleza. El niño quiere saber el porqué de las cosas, preguntarlo todo, tocarlo todo.

El ser humano es el único animal que puede aprender y transmitir información de una generación a otra más allá de la programación genética de nacimiento.

Y la plasticidad de nuestro cerebro nos permite asimilar un entorno nuevo y adquirir nuevas funciones con una rapidez impresionante.

Se creía que teníamos un número determinado de neuronas que iban muriendo con el paso de los años, pero se ha descubierto que el cerebro puede generar nuevas neuronas durante todo nuestro ciclo vital.

Para eso hay que integrar la educación y el aprendizaje como un proceso para toda la vida, que estimule la creación de nuevas conexiones cerebrales y neuronas.

Pero muchas personas dejan de educarse una vez que abandonan la escuela (con excepciones individuales), porque nuestro sistema educativo parece centrarse en formar ‘piezas’ para ser parte del mundo laboral.

Por eso debemos cultivar nuestra curiosidad personal innata, incorporando el aprendizaje y la (auto)educación en nuestro día a día.

BONUS

– Educar es aprender y también enseñar. Ser aprendiz y maestro.

– ¿Qué sabes que puedes enseñar? 

– ¿A quién puedes enseñar lo que sabes?

*Imagen Klimkin

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba