Mentalidad A Fuego Lento

En la sociedad actual estamos acostumbrados a la gratificación inmediata. 

Ya, ahora, al instante. 

Por eso buscamos atajos que nos lleven más rápido a lo que queremos.

Reconozco que siempre he buscado formas más eficientes de hacer las cosas. 

Recetas mágicas, métodos secretos o caminos más cortos que me llevaran a mi objetivo. No con intención de hacer trampas, sino como medida de eficiencia.

Pero en la mayoría de ocasiones es la dificultad (e incluso las decepciones y los fracasos), lo que nos enseña lo que nos toca aprender. 

Porque tendemos a no valorar lo que conseguimos con facilidad, y solemos apreciar mucho lo que nos requiere esfuerzos, sacrificios, sudores y hasta sangre y lágrimas.

En la imagen idílica que nos presentan los medios de comunicación y las redes sociales, no hay lugar para que las cosas se cuezan a fuego lento ni para darle el tiempo que los proyectos necesitan.

Está claro que hay maneras mejores y peores de hacer las cosas, pero al final la buena vida se compone fundamentalmente de momentos difíciles que luego recordamos con mucho aprecio y hasta con nostalgia (…¡cuando los hemos pasado!).

Porque mientras estamos en el meollo del asunto, lo que queremos es una solución rápida, sin darnos cuenta de que estamos desperdiciando la oportunidad de crear momentos y memorias que nos durarán toda la vida.

RINCÓN DEL COACH

– La propuesta es que aproveches la ‘mentalidad hacker’ para cosas mecánicas que puedan acelerar los resultados. 

– Y que uses la ‘mentalidad (cocerse) a fuego lento’ para las cosas, personas y relaciones que sean realmente importantes y significativas para ti. 

* Imagen Pexels

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba