Náufragos

El primer día de clase la profesora de filosofía antropológica nos hizo esta pregunta:

“¿Qué es lo primero que necesita hacer un náufrago para poder salvarse?”

Nuestras respuestas iban orientadas a buscar soluciones activas: nadar hacia la orilla, gritar pidiendo socorro, hacer señales para que alguien viniera a rescatarlo, etc. Pero ninguna era la acertada.

Porque lo primero que necesita un náufrago para poder salvarse es…

TOMAR CONCIENCIA de que es náufrago. 

De lo contrario podría pensar que está tomando un baño o que alguien vendrá a recogerlo y no haría nada para volver a tierra.

Que la profesora empezara el curso con esa pregunta no era casual porque es una metáfora que se ajusta perfectamente a la esencia de la experiencia humana.

La toma de conciencia es el gran don que tenemos y lo que verdaderamente nos distingue del resto de animales. 

Aunque también es una cruz con la que tenemos que cargar porque nos hace reconocer la responsabilidad personal de nuestros actos y comportamientos y los resultados que estos tienen.

Por eso algunas personas se refugian en un cierto infantilismo para renunciar al peso de su responsabilidad personal y actúan como náufragos inconscientes.

Pero sólo puedes coger las riendas de tu vida y decidir el rumbo de tu camino cuando tomas conciencia de tu estado y situación personal.

RINCÓN DEL COACH 

– ¿En qué áreas de tu vida no has tomado conciencia de que eres un ‘náufrago’?

– Una vez que lo hagas nada te impedirá nadar hacia la orilla (aunque a veces va bien que alguien nos eche una mano).

* Imagen Tumisu

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba