Ojos Brillantes 

El ser humano es capaz de actos de generosidad desinteresada, incluso por encima de su propio bienestar, pero también de cometer atrocidades indecibles.

Un policía dedicado a investigar sobre redes de pornografía infantil confesaba que lo más duro de su trabajo no eran las terribles vejaciones a las que eran sometidos los niños en algunas de las imágenes y vídeos que descubrían. Lo peor eran los “ojos muertos” de esos niños que habían quedado traumatizados por actos inhumanos y desalmados.

Tiene que ser un sufrimiento insoportable la experiencia de esos niños que en edad de jugar y descubrir el mundo, reciben malos tratos y abusos por parte de los adultos que deberían cuidarlos y amarlos.

Por eso sus ojos ‘mueren’; han perdido toda esperanza de que este mundo tenga algo más que ofrecerles que dolor y sufrimiento, porque eso es todo lo que ven. Y prefieren no ver.

Para el músico y director de orquesta Benjamin Zander la medida del éxito en la vida es la cantidad de ojos que hacemos brillar en las personas que nos rodean. Y esto lo conseguimos despertando las posibilidades ocultas en las personas con las que interaccionamos.

En el contraste entre los ojos muertos y los ojos brillantes está la esencia de nuestra humanidad, porque podemos ser los causantes de ambos.

Y nuestra responsabilidad de SER humanos es no permitir los primeros y hacer proliferar los segundos. Contribuyendo así a elevar el ‘estado de humanidad de la humanidad’ con actos redentores de los sufrimientos inmerecidos y las injusticias que hay en el mundo.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¡Desata tu Rendimiento!

Recibe pequeñas dosis de Salud Integral, Psicología Práctica y Rendimiento Humano para mejorar tu vida. Sin Spam.

Ir arriba